Causas de las bolsas, ojeras y arrugas del rostro

El estrés y otros malos hábitos de vida aumentan las arrugas del rostro

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando...

Conoce todo acerca de los malos hábitos más comunes y menos frecuentes que producen arrugas en tu rostro. ¡Te sorprenderás!

Las arrugas del rostro representan un gran dilema para muchas personas. Pero estas no son únicamente producto del paso del tiempo, sino que también hay diversos factores que pueden fomentar su aumento.

Un acumulado de malos hábitos podría provocar que tu rostro pierda su aspecto jovial.

Distintas actividades a las que nos enfrentamos día a día pueden, por más que al principio no lo creas, propiciar la aparición de numerosas arrugas en la cara.

Una de ellas es el estrés. A lo largo de esta nota, conocerás por qué esta forma tan particular de reaccionar frente a diversos acontecimientos de la vida puede ocasionar arrugas en el rostro.

Además, también te advertiremos sobre otros malos hábitos que provocan la pérdida de elasticidad del rostro y la consecuente formación de arrugas.

El peor enemigo: El estrés

Dedica ahora mismo cinco minutos para pensar sobre tu rutina diaria. ¿Cómo te hace sentir lo que realizas día tras día? ¿Cómo te sientes con tu trabajo? ¿Cómo manejas las situaciones dramáticas de la vida cotidiana?

Si respondes a esas preguntas de manera positiva, tal vez no sufras de estrés. De lo contrario, si cada uno de esos interrogantes te ha puesto ha pensar las numerosas situaciones que te encantaría evitar, pues lamento informarte que el estrés puede que esté siendo tu peor enemigo.

Un cronograma muy apretado en el trabajo o situaciones bajo presión en tu vida personal puede estar afectándote seriamente.

Las situaciones que debes enfrentar día a día y quisieras no hacerlo pueden conducir a afectaciones graves emocionales y mentales. Pero esto no es lo único, ya que también pueden agravarte físicamente.

¿Qué quiere decir esto? Que será más probable la aparición de arrugas en tu rostro si el estrés te visita seguido.

El estrés aumenta los niveles de cortisol que reducen la capacidad de la piel de mantener la humedad. Sumado a esto, el aumento de el azúcar en sangre daña el colágeno y las fibras de elastina de la piel.

Pero ¿por qué es relevante la humedad y el azúcar en sangre? Esto se debe a que dichos factores son los que mantienen la estructuras de la piel, evitando la aparición de esas marcas que tanto odiamos.

Cómo superar el estrés

Ahora bien, seguro te estés preguntando qué puedes hacer para dejar de sentirse estresado o estresada continuamente.

Lo cierto es que hay muchísimas opciones, así que puedes estar seguro o segura que, de una u otra forma, lograrás superar al estrés, tu peor enemigo.

A continuación, enumero algunas de ellas.

Siempre piensa dos veces

¿Por qué crees que es necesario algo así? Pues así tendrás más conciencia sobre tus decisiones y no te lamentarás más tarde. Antes de asumir un trabajo o cualquier otro tipo de reto que pueda hacer que salgas de tu zona de confort y, en consecuencia, producirte estrés, plantéate lo que esto podría significar para ti en el futuro. Así, estarás más pendiente de controlar relajadamente futuros inconvenientes.

Camina

Caminar es una actividad que nos ayuda a sentirnos mejor y respirar aire puro del afuera. Tómate este tiempo como si fuera una meditación y olvídate de tus problemas diarios.

Practica yoga y/o meditación

Estas dos actividades son el arte de la concentración en ti mismo y en el aquí y ahora. Puedes consultar con instructores en tu zona que te brinden confianza y te ayuden a deshacerte del estrés.

Visita a un terapeuta

Esta es una increíble solución. Acude a un profesional que te ayude a conocerte y te escuche. ¡Te permitirá vivenciar un profundo autoconocimiento y sabrás cómo alejar al estrés de tu vida!

Otros malos hábitos que aumentan las arrugas en tu rostro

Si solo fuera el estrés nuestro único impedimento para lucir una piel libre de arrugas, estaríamos salvados.

Sin embargo, existen otros malos hábitos que también aumentan la producción de arrugas, como los que te mencionaré a continuación:

Posiciones al momento de dormir

¿Alguna vez has prestado atención a la forma en la que te acuestas y en qué posición despiertas al día siguiente? Luego de leer esto, sin dudas te concentrarás más que nunca en este aspecto.

Afortunadamente, la mayoría de los mortales despertamos de una forma distinta a la que nos fuimos a dormir. Esto permite que toda nuestra piel circule.

Cuando dormimos de lado o de costado por demasiado tiempo, provocamos una obturación en la presión sanguínea, lo que hace que nuestra piel no se oxigene. Esto es válido también para el rostro.

Y, si la piel no logra su oxigenación adecuada, las arrugas tomarán por asalto nuestro rostro.

La presión sobre una parte determinada del cuerpo cuando dormimos, por ejemplo el rostro, crea arrugas faciales, en vez de fomentar el descanso necesario que las elimina.

Controlar nuestra postura cuando dormimos tomará un tiempo, pero no será imposible. Lo mejor es practicar dormir boca arriba, ya que además de ser la mejor posición de descanso, anula la existencia de cualquier presión y ayuda a nuestra postura.

Rutina de cuidado de la piel del rostro

Es importante cuidar la piel a cualquier edad, especialmente cuando ya pasamos los veinte años, lo mismo que cuidamos nuestra alimentación o nuestro aspecto físico.

La piel, por factores externos como el clima y la polución, se daña fácilmente debido a que está continuamente expuesta. Por ese motivo, se torna más seca y se irrita con mayor rapidez.

Nuestra piel comienza a experimentar cambios por la edad que adquirimos con el paso del tiempo. Esto influye en la manera que mantiene los efectos negativos del exterior.

Lo recomendable es que tengas una rutina de cuidado de la piel estricta. No te pedimos, por supuesto, que acudas a un centro de belleza todos los días, al contrario, con muy pocos productos como una crema de día y otra de noche, ayudas a retrasar los efectos de las arrugas en tu rostro.

Además de esto, siempre ten presente utilizar crema solar para evitar que los rayos del sol afecten directamente sobre tu dermis.

Beber con una pajita

Beber tu refresco favorito desde una pajita puede significar la aparición de arrugas alrededor de los labios, además de perjudicar el medio ambiente.

Esto, si lo piensas, tiene total lógica. Cuando tomamos un refresco debemos contraer los músculos alrededor de nuestros labios.

Retomamos aquí las palabras de la médica dermatóloca Jessica Weiser:

¿Has calculado cuántas veces se mueve tu boca por día? Seguramente no, porque es imposible. Miles y millones de veces los músculos que rodean nuestros labios deben contraerse para realizar las actividades de comer, beber, mordernos los labios, hablar, entre otras. Estas situaciones ya de por sí implican la aparición de arrugas, pero no tanto si continuamente bebemos líquidos desde una pajilla. Esta es totalmente innecesaria y, además de producirnos arrugas, contamina el medioambiente. ¿Ya eres los suficientemente mayor para tomar directo de la copa, verdad?

Lo que dice Weiser es, sin dudarlo, completamente certero. Esto también aplica para los fumadores.

Movimiento del cuello o “Text Neck”

“Text Neck” es una expresión inglesa que en español podríamos traducir como “cuello de texto” o algo similar. Pero ¿qué quiere decir?.

Si eres parte de la gran mayoría de la población que posee un teléfono móvil, seguro me entenderás.

¿Cuántas veces al día has tenido que cambiar la posición de tu cuello y agacharlo para mirar tu móvil? ¡Tantas que has perdido la cuenta!

Cuando inclinas tu cabeza hacia abajo para mirar tu teléfono, estás ocasionando arrugas en tu rostro. Esto produce falta de elasticidad y la consecuente aparición de las arrugas.

La que más puede verse afectada es la zona de tu perilla, ya que debe contraerse cuando el cuello se mueve hacia abajo.

La Dr. Levine recomienda mantener el móvil a la altura de los ojos y evitar inclinar tanto el cuelo cuando navegamos por nuestro teléfono.

Pérdida de peso

Si estás realizando alguna dieta o entrenamiento físico que significará una pérdida importante de peso, te interesará leer esto.

Cuando perdemos mucho peso, estamos también dejando zonas de nuestro cuerpo, incluido el rostro, sin ese “relleno” o “estructura” que sostenía a la piel. Es decir, perdemos la grasa que contiene nuestro rostro.

Esa pérdida implica también una desaparición de la elasticidad de esa zona, lo que justamente impide la aparición de las arrugas.

Cuando perdemos muchos peso, podemos aumentar las arrugas en nuestro rostro.

Es común que nuestros ojos se hundan, las arrugas que ya teníamos antes se acentúen aún más y perdamos el aspecto jovial de nuestro rostro.

La solución en estos casos no es otra que someterse a una cirugía estética que corregirá eficazmente esos espacios deshabitados y fláccidos de nuestro rostro. Gracias a las inyecciones para rellenarlo, logramos volver a tener un aspecto jovial y libre de arrugas.

Para este tratamiento estético, las inyecciones pueden contener grasa purificada de alguna otra parte de nuestro cuerpo, como el abdomen o los muslos de las piernas.

Azúcar

Sabemos que el azúcar es un alimento que no debemos consumir en demasía. Pero si lo hacemos, tenemos que tener presente que su uso abusivo puede provocar la aparición temprana de arrugas en el rostro.

Mona Gohara, una dermatóloga de Connecticut, Estados Unidos, nos explica lo siguiente:

No se trata de eliminar por completo al azúcar de nuestras dietas, sino de realizar un uso moderado de la misma.

Lo mismo sucede con otros alimentos como la pasta y otros carbohidratos. Debemos consumirlos de manera moderada, ya que afectan a todo nuestro cuerpo, incluido a nuestro rostro.

Alteraciones en la vista

Siempre que tenemos alguna molestia en nuestra vista, acudimos directamente a un profesional de la oftalmología para que nos revise inmediatamente. Sin embargo, he conocido personas que preferían no hacerlo o esperaban demasiado para programar una cita.

¡Si algo en tu vista te molesta, acude de urgencia a un profesional! No querrás que te salgan arrugas en los ojos por hacer un esfuerzo indebido.

¡Así es! Cuando esfuerzas la vista, entrecierras un poco tus ojos y esto podría provocar arrugas indeseadas.

Lo mismo sucede cuando lo primero que haces cuando te despiertas es ver tu móvil. ¡Esto es completamente erróneo! Tus ojos, por ver una luz tan brillante, se entrecierran indebidamente y así provocamos la aparición temprana de arrugas.

Esperemos que ahora tengas más conciencia sobre tus hábitos y lograrás lucir una increíble piel libre de arrugas.

Deja una respuesta