Causas de las bolsas, ojeras y arrugas del rostro

Cómo afecta la radiación solar y la polución a las arrugas del rostro

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando...

¿Sabes cómo afecta la radiación solar a tu piel y a la producción de arrugas? Conoce todo aquí.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en los daños que tiene para tu piel y cómo la afecta la radiación solar? Y no únicamente la radiación, sino también la polución.

En este artículo te ofrezco una guía completa para que tomes las precauciones necesarias para cuidarte de estas afecciones y, además, soluciones posibles para revertir daños ya causados.

¿Qué es la radiación solar y cómo afecta a nuestra piel?

La radiación solar no es más que la energía que emite el sol. Sin embargo, esta posee la propiedad de propagarse en distintas direcciones gracias al efecto que tiene sobre ella las ondas electromagnéticas.

La radiación solar es muy necesaria para activar los procesos atmosféricos e incidir sobre el clima.

La radiación solar no es una, sino varias. Existen algunos tipos de radiaciones que son visibles (en ese caso podemos mencionar a la luz roja, verde, azul y naranja). No obstante, existen otros que son más peligrosos.

La exposición a los rayos solares son los que pueden traer problemas a nuestra piel.

Este es el caso de la radiación UVB y UVA. Estos son especialmente dañinos ya que no somos capaces de sentir cuando nos exponemos a ellos.

De acuerdo al estudio elaborado por el doctor Juan Honeyman, Efectos de las radiaciones ultravioletas en la piel, publicada por la Revista Oficial de la Sociedad Peruana de Dermatología, los rayos UVB y UVA no son como los infrarrojos.

De estos últimos, somos capaces de sentir el calor, mientras que de los primeros no, por eso decimos que no sentimos su exposición.

Los rayos UVB provocan quemaduras solares. Por su lado, los rayos UVA son los encargados de arrugar la piel (al igual que los rayos infrarrojos) y crear manchas. Ambos tipos de rayos provocan el cáncer de piel.

La polución y sus consecuencias para la piel

La polución está asociada a la atmósfera. En resumidas cuentas, existe un impacto de la presión atmosférica sobre nuestra piel.

De acuerdo a investigaciones científicas, la contaminación del medio ambiente hace que nuestra piel sea propensa a producir arrugas, acné y enfermedades inflamatorias en el cutis.

Sin embargo, lo que más afecta a nuestra piel es cómo se combina la polución con la radiación solar. Estos dos factor unidos provocan daños mayores en nuestra piel que los dos de manera independiente.

La polución es la contaminación del medio ambiente. El ecosistema produce residuos producidos por el ser humano y con impactos negativos para la naturaleza.

Métodos que debes conocer para proteger tu piel del sol y evitar arrugas

Protectores solares

Los protectores solares son el método más eficaz para proteger tu piel de la radiación solar y la polución.

Los puedes encontrar en forma de lociones, sticks, gel, sprays y cremas. Son de aplicación tópica, es decir, que deben ser puestos en contacto con la piel para lograr producir su efecto.

Los protectores solares logran detener parcialmente el efecto que produce la radiación de rayos ultravioletas.

Entre sus componentes podemos encontrar: óxido de zinc, dióxido de titanio, oxibenzona, ovebonzona, octisalat, octocrilè, homosalat y octinoxat. Estos químicos tienen el objetivo de detener el reflejo de la radiación solar sobre nuestra piel.

¿Cómo debes aplicarlos? Muchas personas creen, erróneamente, que inmediatamente después de haberse aplicado el bloqueador solar, ya se encuentran protegidos.

Esto es completamente falso ya que el protector se debe aplicar como mínimo treinta minutos antes de que nos expongamos al sol.

Además, debes repetir la operación cada dos horas y luego de tener contacto con el agua.

Recuerda aplicarte protector solar en las orejas, los pies, el escote, la nuca y los labios. Estas zonas muchas veces son pasadas por alto, pero son igual de importantes que el resto de nuestra piel.

Cada protector solar posee una potencia específica. Esto se ve expresado en FPS, es decir, el factor de protección solar.

El número de FPS que tenga tu protector solar te indicará la cantidad de tiempo que puedes estar expuesto al sol comparándolo con la situación en la que no llevaras protector solar.

Es decir, si tu protector solar es factor 50, podrás estar al sol 50 veces más tiempos que si no tuvieras aplicado el protector solar.

Cápsulas

El protector solar no es la única manera de protegerte del sol. También puedes optar por un tipo de bloqueador que se toma de manera oral. Es decir, por medio de la ingesta de una cápsula.

Las cápsulas de protección solar están elaboradas a partir de vitaminas y complementos naturales y vegetales. Están preparadas para proteger a tu piel de la radiación solar y los rayos ultravioletas, como también los infrarrojos.

Las cápsulas de protección solar no solo logran prevenir tu piel de la formación de arrugas, sino que también tiene propiedades para proveer un aspecto rejuvenecido.

Una de las ventajas que tienen las cápsulas es que muchas veces cuando nos aplicamos protector solar, es posible que dejemos áreas expuestas al sol, ya sea por un descuido y por la misma imposibilidad de cubrir absolutamente toda nuestra piel.

Es muy difícil llegar a cubrir las orejas, la nuca, los antebrazos e inclusive el empeine. Muchas veces estas zonas se nos pasan por alto ya sea por la propia imposibilidad de nuestro cuerpo de llegar a ellas o por simplemente olvidarnos.

Si ingerimos una de las cápsulas, gozaremos de una protección completa. Pero esto no significa que las cápsulas reemplacen a las lociones protectoras. Al contrario, la ingesta de la cápsula solo funciona como complemento.

Recuerda siempre usar protector solar en crema, spray o gel y, como complemento, la cápsula ya que esta, por sí sola, no provee protección suficiente.

Puedes encontrar distintos tipos de cápsulas. Entre ellas, existen:

  • Cápsulas con incremento de vitamina D para personas que presenten déficit o enfermedades de la piel.
  • Cápsulas con betacaroteno. Este pigmento que contienen algunas variedades de cápsulas es ideal si deseas broncearte.
  • Los deportistas y aquellas personas que realizan actividades al aire libre, también tienen sus cápsulas de protección específicas.
  • Los niños también pueden ingerir cápsulas para protegerse del sol y, para ello, existe una variante puntual.
  • Existen en el mercado cápsulas para prevenir puntualmente las arrugas y las manchas solares.

¿Cómo tomar las cápsulas de protección solar? Si bien sabemos que su ingesta es oral, al igual que la protección solar tópica, debemos tomar la cápsula treinta minutos antes de la exposición a la radiación solar.

Se recomienda tomarla una vez al día y, preferentemente, con agua, evitando bebidas de cualquier otra índole.

Gafas de sol

Las gafas de sol no son únicamente un accesorio de moda, sino que también, si son las adecuadas, pueden protegernos del sol y, en consecuencia, de las arrugas que se forman en esa zona del rostro, puntualmente alrededor de los ojos.

Unas gafas de sol eficientes son aquellas que protegen de los rayos solares. La radiación ultravioleta es la que más afecta a nuestra vista.

Cuando compres gafas de sol, debes verificar con tu oftalmólogo o en la etiqueta del producto que posea la leyenda 100% protección contra rayos UVA y UBV o contra rayos UV 400. El “400” indica la distancia de protección expresada en nanómetros.

Te recomiendo siempre comprar tus gafas de sol en ópticas oficiales donde te puedan brindar información adicional acerca de la protección.

Jeff Pattey, oftalmólogo y miembro de la Academia Estadounidense de Oftalmología en diálogo con CNN, explicó que la mayoría de las gafas actuales, inclusive las de menor precio, poseen protección UV.

Si tienes unas gafas de las que desconoces su procedencia, puedes llevarla a cualquier centro óptico que posea medidor de luz UV.

Lo mejor es elegir unas gafas grandes que cubran la mayor parte de tu rostro, evitando la radiación y la posible formación de arrugas alrededor de los ojos y parte de la cara.

¿La radiación solar tiene efectos positivos?

Hasta ahora nos hemos referido a los efectos de la radiación solar como negativos. No obstante, si bien hay muchas desventajas, los rayos solares poseen efectos positivos para nuestra piel y que son necesarios para lucir saludables.

Frecuentemente estamos en presencia de campañas de concientización sobre la radiación solar y sus efectos en la piel. Pero estos solo se refieren a exposiciones prolongadas.

La energía que emite el sol es necesaria para mantener nuestra salud. Debemos tomar sol en los horarios recomendados y con moderación. Nuestros huesos y nuestra piel necesitan de la vitamina D para mantener en equilibrio al sistema inmunológico.

La vitamina D aporta a evitar la dermatosis y otras enfermedades en la piel.

Lo recomendable es tomar al menos 15 minutos de sol por día. Esto permitirá la absorción de la vitamina D necesaria para nuestro cuerpo.

Recuerda siempre que el sol mejora el aspecto de la piel y aporta a incrementar el bienestar en nuestra vida.

Preguntas frecuentes

¿La luz que emiten los ordenadores y los móviles también es considerada radiación?

La luz emitida por los dispositivos electrónicos como los ordenadores y los móviles es artificial. Por lo tanto, no sería un tipo de radiación de índole solar ya que no tiene relación con la energía que produce el sol.

No obstante, es importante mencionar que la exposición a este tipo de luz sí provoca envejecimiento temprano si no aplicamos los bloqueadores correspondientes.

Lo que sucede, básicamente, es que estas luces impactan unidireccionalmente sobre nuestro rostro y disminuye la melatonina. Además, produce insomnio.

¿Por qué me quemo a pesar de tener aplicado bloqueador solar?

Esta es una pregunta más que frecuente. Lo primero que debes comprender es que cada piel es un mundo. Y no, no estoy exagerando.

La coloración de tu piel influye directamente sobre qué tan propensa o propenso serás a las quemaduras y el impacto de los rayos solares.

Generalmente, en las pieles más claras es mucho más frecuente la aparición de manchas y quemaduras ya que su exposición al sol se refleja en mayores medidas.

De acuerdo a la escala elaborada por Thomas Fitzpatrick, cada piel posee una escala de fototipo (capacidad de la piel para asimilar la radiación solar). La clasificación va desde I a VI, es decir, de más clara a más oscura.

Lo que sí debes tener en mente es que siempre debes llevar crema para proteger tu piel, independientemente del color.

¿Solo debo usar protección solar en verano?

No. Debes usar protección solar en verano, invierno, otoño y primavera. Es decir, en todas las estaciones del año o, por decirlo de otro modo, durante todo el año.

Por supuesto, en verano el sol posee rangos horarios donde es más recomendable que no te expongas (generalmente suele ser desde las 12:00 a las 16:00 p.m.).

Todos los días del año debemos usar protección solar ya que cuando el sol está oculto, los rayos solares pueden atravesar las nubes y generar un efecto “reflejo” que afecta aún más a nuestra piel.

¿Si tomo medicación la radiación solar me puede afectar aún más?

Existen algunos medicamentos que tienen la propiedad de fotosensibilidad. Esto quiere decir que pueden aumentar el daño que ya produce la radiación solar.

Te recomiendo consultar con tu médico, pero algunos de los medicamentos que poseen esta característica son: ibuprofeno, omeprazol, anticonceptivos orales, enalapril, losartán, valsartán, diazepam, lorazepam, ebastina, furosemida, torasemida, fluoxetina, paroxetina, sertralina, isotretinoína, simvastatina, entre otros.

¿Los protectores solares resisten al agua?

Si vas a practicar actividades acuáticas o entrarás en contacto con el agua, lo mejor será verificar si tu protector solar posee una leyenda que diga “waterproof“.

Si la posee, esto quiere decir que luego de cuatro inmersiones de veinte minutos, deberás volver a aplicarte el protector.

Pero las lociones o sprays no son la única forma de protegerte del sol. También puedes optar por tomar cápsulas destinadas a reducir el daño solar. Recuerda que a estas las debes complementar con el protector solar. No se utilizan de manera independiente.

Conclusiones

Algunas conclusiones que podemos extraer de este artículo y que son necesarias que tengas en claro:

  • La protección solar es necesaria si estamos expuestos mucho tiempo al sol.
  • El bloqueador solar tópico siempre debe ser aplicado y las cápsulas no reemplazan su uso.
  • Cualquier tipo de rayo solar tiene efectos sobre nuestra piel. La exposición moderada genera efectos positivos, mientras que la sobreexposición produce daños a nuestra piel.

Deja una respuesta