Ojeras y bolsas por malos hábitos de vida y como cambiarlos

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…

Resumen: Si estás interesado en conocer qué hábitos realizas que puedan estar ocasionando esas manchas tan desagradables bajo tus ojos, sigue leyendo y te diré cómo minimizarlos.

Las ojeras o círculos negros son uno de los aspectos de belleza que más preocupan tanto a hombres como a mujeres. Estos círculos son provocados por un sinfín de causas, entre ellas y la principal de todas, la genética.

Y aunque es imposible engañar a tus genes, existen muchos malos hábitos que pueden agravar la situación y que son fácilmente evitables o controlables, pudiendo no solo minimizar el impacto de bolsas y ojeras, sino también otros efectos dañinos en tu salud.

Aquí te presentamos algunos de ellos.

No llevar gafas de sol ni protector solar

No es un secreto que la exposición prolongada a los rayos UV tiene efectos perjudiciales para la piel, esto incluye la piel de tu rostro y sobretodo el área bajo los ojos.

Por ser tan delicada y frágil los rayos solares pueden acelerar el envejecimiento y propiciar la aparición de ojeras.

Los párpados superiores e inferiores, extremadamente delgados y delicados, son altamente propensos a la hiperpigmentación, por ello lo más recomendable es no olvidar aplicarse el protector solar, no solo en las principales zonas de la cara, sino debajo de los ojos también. 

No utilizar gafas de sol, igualmente, maximiza el efecto de los rayos UV en la piel de tus ojos, pudiendo no solo originar los desagradables círculos negros, sino también provocar fotoqueratitis o quemaduras, degeneración macular, cataratas y hasta cáncer de piel.

Para proteger tus ojos, asegúrate de usar gafas de sol con protección 100% de rayos UV, incluso en los días nublados. Además de esto es altamente recomendable que utilices productos faciales o cremas para eliminar ojeras con protección solar SPF.

Fumar

Fumar es un hábito que daña considerablemente la piel, además de causar enfermedades oculares, tales como:

  • degeneración macular,
  • ojos secos,
  • cataratas,
  • retinopatía diabética.

El área debajo de los ojos no es la excepción, ya que el humo del tabaco, está compuesto de oxidantes que restan colágeno y elastina a la piel, además de aumentar los niveles de vasopresina, que dificulta la circulación y causa inflamación y bolsas bajo los ojos.

Para ayudarte a disminuir algunos de los efectos dañinos de este hábito, se pueden emplear cremas con antioxidantes en Co-Q10 que ayudan a proteger el área de los ojos del humo y la contaminación.

Beber alcohol

Consumir alcohol provoca hinchazón en todo el cuerpo, por ende, contribuye a que aparezcan bolsas bajo los ojos, adicionalmente, consumir licor altera el sueño, lo que ocasiona que los ojos se inflamen aún más.

La mejor manera de evitar estos efectos contraproducentes, es limitar el consumo de bebidas alcohólicas a 1 por noche, si eres mujer y 2 si eres hombre, si de igual modo ves que se inflaman tus ojos, considera eliminar la bebida por completo.

Frotarse los ojos

Tal como ya hemos mencionado, la piel bajo tus ojos es sumamente delicada y fina, por ello cualquier roce o frote logra magullarla, enrojecerla, inflamarla y hasta romper los vasos capilares en el área, haciendo más visibles las manchas oscuras.

Si tienes picazón incontrolable en tus ojos y no puedes evitar frotarlos, te recomendamos que hagas una visita al alergólogo y verifiques si tienes algún tipo de alergia que esté ocasionando este padecer.

También, un buen colirio de ojos o suero fisiológico, pueden ayudarte a relajar y limpiar tus ojos.

No dormir lo suficiente o con mala postura

Cuando no descansas lo suficiente, tu salud se ve afectada, tu piel sufre, tus ojos pueden enrojecerse y aparecen las desagradables ojeras.

Cuando te duermes a altas horas de la noche, se producen alteraciones en tu organismo, ya que este comienza a desechar toxinas y tus órganos no funcionarán de la misma manera, originando con ello, la inflamación y manchas oscuras bajo tus ojos.

Por otro lado, según la posición que escojas para dormir pueden agravarse tus ojeras y bolsas. Si duermes boca abajo, la sangre se acumula por gravedad en el rostro, además de que se incrementa la inflamación, a causa de la retención de líquidos.

mejor-postura-dormir-evitar-ojeras-y-bolsas-ojos

Si quieres disminuir el efecto del mal dormir, intenta buscar un ritual antes de dormir que te ayude a conciliar el sueño con mayor rapidez, y en cuanto a tu posición para dormir, escoge hacerlo boca arriba, con un par extra de almohadas, para que el líquido y la sangre no se concentren en tu cara.

Comer mal y beber poca agua

Si no haces el firme propósito de tomar los 8 vasos de agua que tu cuerpo necesita para estar hidratado, esta falta de líquido vital, puede causar que tus ojos no produzcan lágrimas suficientes, se sequen y se inflamen.

El agua ayuda a mejorar la circulación de la sangre, por ello, cuanto más tomes, la cantidad de sangre que se acumule bajo tus ojos será menor, la piel se verá más firme y reflejará la luz de mejor manera, reduciendo ojeras y bolsas.

Hay cremas hidratantes con componentes que ayudan a disimular la apariencia de deshidratación en tu piel, pero no sustituyen la ingesta de agua.

Por otro lado, si no consumes suficientes frutas y vegetales, es muy posible que tu cuerpo no esté recibiendo las vitaminas que necesita para funcionar apropiadamente.

Si adicionalmente, tu dieta está repleta de productos con edulcorantes artificiales o azúcar procesada, la inflamación en tu cuerpo, será mayor, incluyendo tus ojos.

Por lo anterior, si deseas disminuir tus ojeras e inflamación, añade a tu dieta diaria frutas, verduras de hojas verdes, además trata de incluir alimentos que contengan vitamina K.

Consumir demasiada sal

El consumo de sal o sodio en exceso, está directamente relacionado con la aparición de las bolsas en tus ojos, ya que mientras más sal consumas, mayor será tu retención de líquidos.

Una solución efectiva, sería que disminuyas el consumo de enlatados, productos procesados y comida chatarra, porque sus índices de sodio son inmensamente elevados.

Pero si no lo consigues, siempre puedes optar por geles cosméticos con cafeína que reducirán la inflamación.

No eliminar el maquillaje antes de dormir o hacerlo mal

Lo primero que debes tener en cuenta, si utilizas maquillaje en el rostro, sobre todo en los ojos, es que es imperativo que lo retires antes de acostarte a dormir.

Adicionalmente, si empleas desmaquillantes débiles, con los que debes restregar tus ojos varias veces para poder retirar el maquillaje, lo único que conseguirás, además de desprender tus pestañas, es por supuesto enrojecer e inflamar tus ojos.

Por ello, es preferible que selecciones buenos productos no grasos y antialérgicos, o algún aceite limpiador, como el de coco.

Ducharse o lavarse la cara con agua muy caliente

El agua caliente, mientras lavas tu rostro o te bañas, sobre todo si la temperatura es bastante elevada, puede enrojecer tu piel y resecarla en extremo, produciendo manchas bajo tus ojos, ojeras, sobre todo si al salir, la corriente de aire es frío.

Para contrarrestar este efecto y considerando que somos conscientes de que en invierno no es posible ducharse con agua fría sin sufrir una neumonía, opta por utilizar agua tibia, no hirviendo.

Usar demasiada crema facial o inadecuada para tu piel

Tanto el exceso de cremas hidratantes en tus ojos, como el uso de productos inadecuados para tu tipo de piel, pueden causar hinchazón y oscurecimiento de la piel agravando las ojeras y bolsas de ojos.

Es recomendable que la cantidad de crema que utilices en tus ojos, no sea mayor que el tamaño de un guisante, además evita colocarla demasiado cerca de tus pestañas, ya que el exceso podría irritar tus ojos.

Llevar lentillas demasiado tiempo

Otra causa de irritaciones e inflamaciones en los ojos es mantener tus lentes de contacto por períodos de tiempo prolongados, ya que, bloquean el oxígeno que llega a tus ojos irritándolos y haciendo que se hinchen.

Por otro lado, si los empleas en piscinas o cuando estás en contacto con el agua, pueden adherirse o adquirir bacterias que infecten tus ojos.

Para evitar que estos casos sucedan, es recomendable retirarlos antes de entrar en contacto con el agua, sin importar de qué tipo, y mucho antes de ir a dormir, así no corres el riesgo de quedarte dormido con ellos.

Pasar demasiado tiempo mirando pantallas

Uno de los hábitos más comunes en nuestra vida moderna que pueden causarnos las ojeras, es permanecer demasiado tiempo frente a la pantalla del TV, teléfono, Tablet u ordenador.

Con esta exposición excesiva al deslumbramiento, sobre todo si la iluminación exterior es deficiente, o el mirar fijamente, tus ojos se pueden resecar, además de que disminuye tu capacidad visual y produce fatiga ocular.

Así que, si es posible, intenta minimizar este contacto excesivo, sobre todo si es solo por entretenimiento.

Si no es posible, de nuevo un colirio para ojos o suero fisiológico puede ayudarte a relajarlos.

Conclusiones

Como puedes ver, evitando algunos hábitos como los que mencionamos anteriormente, podrás minimizar o eliminar esos horribles círculos negros bajo tus ojos así como las bolsas.

Pero si no quieres eliminarlos por completo, puedes seguir las recomendaciones que te he dado para reducir su impacto en tu rostro.

Por favor, ayúdame a hacer llegar este contenido al mayor número de personas posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Torturada con las ojeras y bolsas desde niña, me he vuelto una experta en cosmética, tratamientos de estética, dietas, maquillaje y todo aquello que pueda ayudar a combatirlas.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.